Control de calidad de formato: 3.ª fase del aseguramiento de la calidad de la traducción.

El control de calidad de formato consiste en comprobar que la disposición textual y la ortotipografía de la traducción reproducen fielmente las del texto origen (T.O.).

El “quality checker” se asegura de:

  • Que la numeración relativa a los cuadros, tablas, capítulos, etc., que aparece en el índice corresponda realmente a las páginas de referencia.
  • Que los títulos y subtítulos de los distintos capítulos se correspondan con los del índice.
  • Que los márgenes, interlineado, sangrías, alineaciones, espacio entre columnas, secciones y tablas sean iguales al T.O. y homogéneos. 
  • Que la traducción reproduzca fielmente el tamaño, color y tipo de fuente. 
  • Que la traducción reproduzca oportunamente el uso de cursivas, versalitas, negritas y subrayado.
  • Que las enumeraciones sigan una progresión lógica.
  • Que los subíndices y superíndices tengan un tamaño y estén a un nivel correctos.
  • Mantener los saltos de página del T.O. si es posible, o bien introducir saltos de página lógicos cuando así lo requiera la traducción.
  • Comprobar la correcta separación de sílabas con guiones, o bien no permitirla previo acuerdo con el cliente.
  • Comprobar que cada encabezado y pie de página a lo largo de toda la traducción sean uniformes y se presenten en el formato adecuado.
  • Comprobar y unificar el uso de mayúsculas y puntuación en tablas, listas, pie de imágenes, etc.
  • Comprobar la inexistencia de dobles espacios y otros errores mecanográficos.
  • Validar la traducción para su entrega final al cliente.